Martin Ødegaard: El niño maravilla

lunes, 9 de junio de 2014



Debutar con 15 años en la máxima categoría de tu país no es normal, pero el mercado, los scouts y las ganas de los clubs de hacer dinero con futuras promesas que aún no han demostrado lo suficiente, han llevado a que esto se vea más de lo deseable. En el caso de Martin Ødegaard, un chico de esa edad de Drammen, es muy diferente. Él, a los 13 años entrenaba con el primer equipo y con 14, dominaba la categoría sub´19 noruega, aunque a comienzos de temporada no pudiese ayudar a la selección sub´17 a llegar al Europeo. Pero eso no le frenó para que a Deila, no le quedase más remedio que darle una oportunidad con el primer equipo, sin que ni siquiera pasase por los filiales del Godset.

Eso fue en la jornada 3 ante el Aalesund, cuando se convirtió en el jugador más joven en debutar en Tippeligaen y para rematar la faena, una conducción algo accidentada hacía la frontal del menudo número 67 (Ødegaard), terminó en un pase que Thomas Sorum convirtió en la primera asistencia como profesional de este chico maravilla del fútbol noruego. Desde ese momento, todos los focos alumbraron al equipo campeón, que a pesar de desprenderse de uno de sus mejores jugadores (Stefan Johansen), había dado a luz a otro todavía mejor.

No hacía falta ser un genio para darse cuenta que el chico era diferente al resto. Un mediapunta zurdo, que a veces ha jugado un poco más atrás como interior, ha acostumbrado a darle una marcha más a su equipo las veces que le ha necesitado y sin apenas sumar 300 minutos en la élite, ya con el número 16, suma dos goles rompiendo desde atrás asociándose y a la perfección con el resto del ataque, donde acostumbra a ofrecerse siempre. Quizás no es el jugador más rápido, pero posee una conducción tan pegada al pie, similar a la de grandes figuras mundiales, que hace altamente difícil quitarle el balón sin incurrir en falta, además tiene una buena visión para intentar dar el último pase. Lo que le convierte en algo todavía más asombroso, dado que todavía tiene la mayoría de su proceso de aprendizaje por recorrer

Hijo de Hans Erik Ødegaard, antiguo jugador del Godset y Sandefjord, ya ha sido espiado y tentado por un puñado de grandes de Europa que copan las gradas del Marienlyst cada vez que Martin juega. Y es que la llamada de la selección absoluta parece cada vez más cercana, donde coincidirá con otro genio como Mats Moller Daehli, lo que parece asegurar un futuro prometedor a una Noruega que está viendo como otro tipo de fútbol, al que están acostumbrados, está creciendo desde las categorías inferiores.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada