Tres años increíbles

jueves, 2 de enero de 2014

Han sido muchos, quizás demasiados, los rumores del desembarcó de Solskjaer en Inglaterra como entrenador. Sonó para Aston Villa, Blackburn, West Brom, Everton e incluso como sucesor de Sir Alex en Old Trafford, pero al final ha sido Vincent Tan el que lo ha conseguido firmar para su (nunca mejor dicho) Cardiff City. Pero… ¿qué ha hecho Ole Gunnar en Molde para obtener semejante reputación?


Solskjaer llegó al Aker Stadion tras vencer la Reserve Premier League con los reservas del Manchester United y pronto cambió la mentalidad de un equipo que Uwe Rösler había salvado del descenso la temporada anterior. Para ello, lo primero que hizo fue traerse desde Manchester a su jugador de confianza, el encargado de ser sus ojos dentro del campo, Magnus Wolff Eikrem. Al equipo le costó arrancar pero una vez estuvieron ensambladas las piezas, todo salió rodado. Convirtió al Molde en un equipo capaz de dominar la pelota y contragolpear con peligro para matar los partidos para darle la primera Tippeligaen de su historia.

En su segunda temporada, se trajo otro viejo conocido de la cantera red devil, esta vez el elegido fue el noruego-pakistaní Etatz Hussain, con el objetivo de pasar las rondas previas de Champions League, algo que no consiguió al caer frente al Basilea tras fallar un penalti en el descuento que hubiese significado la clasificación para el Play-Off final. A cambio, en la Europa League pudo vapulear al Heerenveen además de ganarle los dos partidos en la fase de grupos al Stuttgart. Si en 2011, Eikrem fue el pilar del equipo, en este 2012, Vegard Forren dio un salto de calidad tremendo convirtiéndose en el mejor central de Noruega, lo que le llevaría a Southampton. En Tippeligaen, repitió el mal comienzo, lo que ganaba en casa lo perdía fuera de casa, pero una vez se acabaron los despistes de la Champions, se entonó para superar al Godset en la recta final y conseguir el segundo título liguero.

La tercera temporada de Solskjaer en Molde ha sido la más complicada, con 2 puntos en las primeras 7 jornadas se despidió demasiado pronto del tricampeonato y el buen papel de muchos de sus jugadores en el Europeo sub´21 hizo que media Europa se fijase en sus jugadores, descentrando por completo al equipo. La baja de Eikrem fue solucionada, en parte, con otro noruego que estaba en la cantera del Manchester United, Mats Møller Dæhli y al final, pudo resolver la temporada con un titulo, la Copa Noruega tras vencer en la final a un Rosenborg rabioso tras cumplir su tercer año sin títulos.

Ahora comienza una nueva etapa, tanto para el Molde como para Solskjaer, unos deben pasar página tras vivir la época más gloriosa de su historia, mientras que OGS tendrá que armarse de paciencia en la capital galesa para mantener su exitosa carrera como entrenador.