Presentación Tippeligaen 2014

jueves, 27 de marzo de 2014

Cuatro meses y medio después de que el Strømsgodset se proclamase campeón de Noruega, toca comenzar un nuevo reto…la Tippeligaen 2014. Detrás quedan los fichajes invernales, las concentraciones en La Manga y una pretemporada repleta de sorpresas que han comenzado a trazar las primeras líneas de la nueva temporada.


El nuevo año se antoja clave para el Rosenborg, que tras tres temporadas en blanco (algo que no sucedía hace treinta años), tiene la imperiosa necesidad de volver a gobernar en Noruega. Para ello, ha optado por mantener el bloque (con mucha artillería pesada) del año pasado dándole algunos retoques que le convierten en favorito. Los internacionales Morten Gamst Pedersen y Riku Riski han llegado a Trondheim para intentar que las prisas no aparezcan en los hombres de Perry Hansen. Junto a ellos parece que Godset y Molde pelearan el título aunque ambos han sufrido bajas importantes que les han obligado a reconstruirse. El campeón ha perdido a estandartes como Johansen (Celtic) y Kamara (Ried), por lo que habrá que ver como se las apaña Deila para sustituirles, aunque con fichajes como el danés Patrick Olsen (cedido por el Inter) parece más fácil.

Por su parte, el Molde de Tor Ole Skullerud (predecesor de Hansen en la sub´21 noruega), deberá hacer frente a bajas que propició la marcha de Solskjaer a Cardiff y aunque el ataque parece tenerlo cubierto con Sigurdarsson y Moa Elyonoussi, deberá esperar que Harmeth Singh haga el papel de Eikrem para que el equipo funcione.

Detrás de la terna de favoritos, se encuentra el vagón de aspirantes a pelear el podio si algún grande se despista. Entre ellos esta el Brann de Norling, que tras hacer campeón al Malmö, le sedujeron para devolver la grandeza al club de Bergen y junto a él se trajo al goleador sueco Jakob Orlov, además de repatriar a Vadim Demidov. Aalesund ha visto como su killer, Hamdallah, se iba a China por lo que volverán a confiar en el acierto goleador de Leke James. Y en Stavanger, tras una temporada sorprendentemente buena, se han producido muchos cambios, pero se mantiene Veton Berisha, por lo que nada esta perdido, además de incorporar al mejor jugador de la Úrvalsdeild 2013, el internacional islandés, Björn Daníel Sverrisson.

La eterna duda llega al presentar al equipo de la capital. Son varias las temporadas que el Vålerenga decepciona al rendir por debajo de sus posibilidades tras realizar fichajes de renombre, este año la política de fichajes ha sido más austera, por lo que veremos como se las apaña Rekdal para evitar otra catástrofe. Odd puede ser una de las sorpresas, a una pretemporada inmaculada (el único que no ha perdido) le ha sumado el nigeriano Bentley y el bloque que se repuso del mal inicio con el veterano Johnsen (máximo goleador en 2013) a sus 40 años.

Haugesund y Lillestrøm parecen ser los equipos más difíciles de predecir. Mientras que el resto pelearán por la salvación. Algo que se le ha complica al Sandnes Ulf al tener que reemplazar a sus mejores jugadores en el mercado “low cost”, pero que indudablemente más difícil pueden tener el Sogndal, dependiendo como se adapte a la baja de Malick Mane (Göteborg), y Sarpsborg 08 con Moa Elyounoussi. 

Por su parte, los recién ascendidos se presentan peligrosos. Stabaek ha logrado regresar tras estar un año en el “infierno” y vuelve a la pelea con un equipo plagado de jóvenes talentos capitaneados por Bob Bradley. Y Bodø/Glimt, tras una gran pretemporada, impone respeto con una plantilla veterana que acostumbra a jugarse la vida año tras año.

Un nuevo reto

miércoles, 12 de marzo de 2014


Tras el fracaso de no alcanzar el sueño de Brasil 2014, las selecciones nórdicas han iniciado un nuevo ciclo. El de la Francia 2016, que con 24 participantes en su fase final, hace que las posibilidades de clasificarse de las selecciones de nivel medio, se incrementen. Todo empezó en Niza, donde la suerte deparó estos grupos.


Después era hora de saltar al campo en la primera fecha internacional de 2014. Era el momento, en algunos casos, de dar paso a una nueva generación que haga olvidar debacles pasadas o por el contrario, otorgar continuidad si los últimos resultados fueron superiores a las expectativas, como en el caso islandés o finlandés.

Así, el choque de más nombre lo disputaron los daneses en Wembley. Ante los ingleses, Morten Olsen no pudo contra con Eriksen, lesionado. Lo que le trastocó los planes, por lo que optó por plantear un partido a la contra. Cerrando los espacios con un trivote (Sloth-Kvist-Poulsen) y saliendo con Krohn-Dehli y Larsen. Pero fue algo que apenas funcionó los primeros minutos, el resto del partido, el protagonista fue Kasper Schmeichel que al final solo pudo mirar como Sturridge le batía en la recta final. Quizás, la noticia positiva fue que Juelsgård sigue cogiendo minutos en el lateral zurdo, lo que hará a Peter Ankersen volver a su lado natural, desplazando al veterano Jacobsen fuera del equipo.

No fue un buen partido de Dinamarca, aunque mientras tanto la generación sub´21 danesa sigue goleando y parece evidente que los Cornelius, Højbjerg, Thomsen, Christensen (los dos)…se irán incorporando para darle aire fresco a una selección que lo necesita.


Algo similar les sucedió a los suecos en Turquía. Donde tampoco consiguieron hacer daño al rival a pesar del 2-1 final. El partido sirvió para seguir probando la línea defensiva, principal problema sueco porque nadie termina de convencer, ya que lo cierto fue que ambos goles llegaron tras despistes de los centrales. La parte positiva la puso Kačaniklić que tiró del equipo intentando desequilibrar desde la banda, además del debut de su compañero de equipo en el Fulham, Muamer Tanković (19) que también jugó acostado en banda izquierda.

Por su parte, en Noruega comenzaron a ver los primeros indicios de mejora desde la llegada de Høgmo al banquillo. Y todo fue gracias a Mats Møller Dæhli (19), que en su primer partido como titular dio una exhibición ante la República Checa en Praga. El equipo siguió siendo demasiado endeble en la parte de atrás, pero la velocidad de la pareja Abdellaoue-Elyounoussi unida al retorno de Skjelbred hacen recuperar la ilusión a un país que debe apoyarse en los semifinalistas del último Europeo U21 para llegar a Francia. Al final, un trallazo de un presuntamente recuperado Gamst Pedersen otorgó un meritorio empate a los noruegos.

Mientras tanto, Islandia jugó un partido frente a una selección basada en un solo jugador. La Gales de Gareth Bale. Lagerbäck confió en el bloque que alcanzó la repesca, mostrando un respeto absoluto por el jugador del Real Madrid, que llegó a condicionar la alineación. Sacando a Hallfreðsson en banda y cambiando de perfil en el medio a la pareja Gunnarsson-Sigurdsson, para que el jugador del Cardiff también ayudase a Skulason. Todo transcurrió por los derroteros de la igualdad esperada hasta que en el descanso salió Bjarnason en banda izquierda. Ahí se terminaron las esperanzas islandesas. El jugador de la Sampdoria no ayudó en defensa y Bale revolucionó el partido hasta colocar el 3-1 final. Björn Daníel Sverrison (23), mejor jugador de la Urvalsdeild 2013, contó con unos pocos minutos, siendo la única novedad. Y es que parece que la generación de oro islandesa seguirá siendo el punto de apoyo.

Por último, Finlandia confirmó las buenas sensaciones de la última fase de clasificación al conseguir remontar en Hungría. Joel Pohjanpalo (19) anotó su primer gol como internacional y cuando el flamante fichaje del Borussia Dortmund, Tim Väyrynen (20) comience a tener minutos, esta vez jugó con los sub´21, los finlandeses aumentaran el nivel de su línea más débil, la delantera.