Un año para recordar

viernes, 16 de mayo de 2014

El Aalborg BK es el equipo más sólido de Dinamarca por lo que no sorprendía que se llevase un título, pero a eso le acompaña la calidad y un trabajo constante que le ha servido para desmontar poco a poco al København para terminar propinándole un buen repaso en su propia casa, algo vetado para los de Nordjylland en las últimas temporadas.


Cuatro días después de proclamarse campeón de Superligaen por un gol en el último minuto del København al Midtjylland, el AaB visitaba el Parken en la final de la DBU Pokalen. Sorprendió Kent Nielsen con Perdersen en lugar de Petersen como pareja de Thelander en el centro de la zaga, casi tanto como que Delaney se quedase en el banquillo junto a Solbakken. Lo que dejó a un FCK con evidentes problemas en la fase de iniciación, en la que apenas conseguían traspasar la primera línea de presión del contrario. Pero una buena combinación entre Bolaños y Lars Jacobsen, que esta viviendo sus últimos partidos en el Parken, terminó en un centro donde Cornelius se comió a Pedersen, adelantando a su equipo.

Y durante un momento pareció que la final estaba controlada por los hombres de Solbakken. Cornelius le ganaba la partida físicamente a Pedersen, sacando una ventaja que Vetokele aprovechaba en velocidad. Y defensivamente, Claudemir hacía ayudas sobre Kusk que no aparecía. Pero la lesión de Margreitter comenzó a descomponer a su equipo. Fue nada más realizar el cambio que situó a Delaney como sorprendente central cuando llegaron dos corners sacados por Kusk, Jacobsen hacía pantalla sobre Wiland para impedir su salida y permitir que Thelander rematase en el segundo palo para darle la vuelta a la final en un suspiro. AaB conseguía remontar antes del descanso con demasiada facilidad.

En el segundo tiempo, los locales (que actuaban de visitantes) intentaban retomar las buenas sensaciones de la primera parte, pero una vez se destaparon para buscar el empate, se quedaron al descubierto todas sus vergüenzas con más errores defensivos fruto de un puñado de jugadores fuera de sus posiciones que situaron el marcador en 4-1. Bolaños no seguía a Alhmann, Braaten de mediocentro perdía la posición continuamente y Delaney sufría fuera de su posición natural. Al final, Gislason maquilló un resultado que reflejó la distancia entre un equipo hecho y otro en descomposición que encajó tres goles de defensas contrarios, todos ellos tras graves errores defensivos.

El AaB consiguió así su tercera DBU Pokalen, pero algo aún más importante, el primer doblete de su historía que confirma que han formado un proyecto a tener en cuenta, sobre todo por la edad de sus jugadores que les hace tener todo el futuro por delante.

Artículo relacionado:

Un campeón con futuro

martes, 13 de mayo de 2014

Casi sin esperarlo y gracias a un gol del København en el tiempo de descuento, el AaB ha conseguido evitar la última jornada para proclamarse campeón de la Superliga danesa por cuarta vez en su historia. A los hombres de Kent Nielsen, central de aquella “dinamita roja” que sorprendió a todos en la Eurocopa de 1992, les bastó empatar con el Vestsjælland para celebrar un título más que merecido.


En Nordjylland estan disfrutando de una temporada espectacular que comenzó con la marcha del que había sido su jugador más importantes. Helenius se marchaba a Birmingham, dejando tras de si un hueco en la delantera que se rellenó con la llegada de Anders Jacobsen, un delantero peleón que estaba haciéndolo bien en 1.division con el Fredericia. Además de conseguir la cesión de la promesa sueca, Rasmus Jönsson procedente del Wolfsburgo.

Pero el fichaje que marcó las diferencias con respecto al año anterior fue el de Kasper Risgård, un veterano mediocentro que acababa de descender con el Silkeborg. El veterano conseguía darle un empaque al equipo que comenzó a marcar las diferencias desde muy pronto, aunque el sorprendente Midtjylland se escapase en la clasificación. Mientras tanto Kasper Kusk era el jugador que destacaba en el campeonato y el verdadero éxito fue retenerle en invierno, cuando varios clubes luchaban por él.

Tras el parón, los lobos fueron deshinchándose poco a poco al tiempo que el AaB crecía exponencialmente. Al final, una inoportuna lesión de Jönsson bloqueo momentáneamente al equipo, pero la brillante aparición del lituano Spalvis, con 11 goles en los últimos 12 partidos, desatascó a un Aalborg que ha sido el mejor de la temporada en Dinamarca y todavía puede redondear el año con la DBU Pokalen.

Pueden estar contentos en el Nordjyske Arena, han conseguido ganar el título con el once inicial más joven de la historia de la Superliga, acumulando poco más de 24 años de media. En la portería, Nicolai Larsen (91) ha sido regular, sin grandes exhibiciones ha resultado complicado batirle, aunque mucha culpa la ha tenido la pareja de centrales Thelander-Nielsen que tras la marcha en invierno del segundo, fue Kenneth Petersen el que tomó las riendas. Los laterales ofensivos han sido una de las señas de este AaB. Por la derecha Dalsgaard (89) se compenetraba de maravilla con Kusk hasta que se lesionó en la recta final, justo cuando Ahlmann (91) comenzó a coger más responsabilidades ofensivas.

En mediocampo, la pareja Würtz - Risgård ha sido una de las claves del éxito. Veteranos de guerra, han sabido aportar equilibrio y solidez para que delante suyo, se corriese sin ningún temor a caer en una emboscada. Y es que en la banda diestra, estaba la joya de la corona. Kasper Kusk (91) ha conseguido dobles figuras en goles y asistencias para convertirse en el jugador más determinante del campeonato. Desborde por dentro y por fuera, unido a un buen chut y la habilidad para aparecer por donde más daño hacerle al rival, le han convertido en el objetivo de muchos clubes europeos.

Mientras que en el otro lado, Nicolaj Thomsen (93) ha sido menos ofensivo pero no por ello menos eficaz, ya que acostumbraba a ayudar al centro del campo. En punta, las sorpresas han ido llegando una detrás de otra, primero fue Jönsson (90) el que llamo la atención como segunda punta, mientras Jacobsen (89) se peleaba con los centrales. Y con la lesión del sueco, se intercambiaron los papeles para que Lukas Spalvis (94) explotase de una manera inimaginable meses antes. Así ha sido la temporada del campeón, uno con mucho futuro por delante.

Poder islandés en Stavanger

martes, 6 de mayo de 2014

Corría el año 1985 cuando el Viking fichó a sus primeros futbolistas islandeses. Según dicen, fueron comprados sin haberlos visto jugar y fue algo que se notó. Petur Arnthorsson apenas jugó 13 partidos, mientras que Jon Erling Ragnarsson no llegaría a debutar. Así fue como empezó la bonita relación del equipo de Stavanger con Islandia, algo que ha dado un paso adelante esta temporada con cuantiosos beneficios para todos.

 

Esta temporada han sido tres los jugadores de esa nacionalidad que han llegado a Stavanger para hacer compañía al capitán, Indriði Sigurðsson, en el equipo desde 2009 y al joven extremo Jón Daði Böðvarsson, que aterrizaría hace un año para formar parte de la columna vertebral de uno de los equipos más sólidos de este comienzo de temporada. Y es que el Viking esta siguiendo la estela esperanzadora del año pasado para ser uno de los pocos que aguanta el ritmo de Molde y Strømsgodset. Los dark blues son un equipo sacrificado donde todos tienen su cometido y lo cumplen por el bien común.

Quizás, el fichaje más sorprendente esta siendo el de Sverrir Ingi Ingason (1993), un joven central de 190 centímetros que esta sembrando el pánico a balón parado, acumula dos goles en siete partidos. Defensivamente es bastante similar a su pareja de baile, Indriði Sigurðsson (1981), donde la habilidad con el balón no es su fuerte pero ambos son complicados de superar. Algo que ha propiciado que sean el equipo menos goleado con solo cuatro goles en contra.

En mediocampo, la llegada del mejor jugador de la pasada Úrvalsdeild, Björn Daníel Sverrisson (1990) ha supuesto el complemento perfecto con el mediocentro defensivo de turno, sea Landu Landu o Jørgensen. Sverrison se descuelga perfectamente para incorporarse al ataque además de mover al equipo y trabajar a la hora de la recuperación.

Y en ataque, Steinþór Freyr Þorsteinsson (1985), fichado del Sandnes Ulf, supone la obtención de un extremo para jugar por la izquierda a pierna cambiada y así, poder mostrar su disparo, además de un curioso saque de banda. Precisamente, este fichaje empujó a Jón Daði Böðvarsson (1992) a la punta del ataque. Böðvarsson se ha convertido en un punta sacrificado que abandona constantemente la posición, permitiendo las rupturas del resto de atacantes (fundamentalmente De Lanlay) y que gracias a su inesperado acierto de cara a puerta ha conseguido dejar en el banco a Veton Berisha.

Esta es la columna vertebral de la agradable sorpresa en Tippeligaen, unos islandeses que, formando una pequeña Reykjavik al sur de Noruega, estan demostrando que el fútbol de su país sigue creciendo.

(foto: aftenposten.no)

El tapado finlandés

jueves, 1 de mayo de 2014

Las islas Åland son un lugar particular dentro de la geografía finlandesa. En la entrada del golfo de Botnia, que se interpone entre Finlandia y Suecia, se encuentra este archipiélago con un alto grado de independencia dónde el idioma oficial es el sueco. Y en la ciudad más importante de la región, Mariehamn, es desde donde el IFK pretende dar el salto definitivo.



El IFK Mariehamn no es un clásico de la máxima división del fútbol finlandés, en 2005 fue su primera temporada en Veikkausliiga y desde entonces ha alternado buenas temporadas con el sufrimiento de pelear por descender. Pero con dos cuartos puestos en 2012 (incluyendo clasificación europea) y 2013, parece estar creciendo hasta el punto de poder considerársele uno de los tapados en 2014.

No es su retaguardia la parte más destacada del equipo. Donde solo el hijo del mister, el central Janni Lyyski, parece marcar las diferencias, sobre todo por alto. Pero si por algo sobresale este equipo es por la calidad de su ataque, con diferencia uno de los mejores de Finlandia. El regreso de Petteri Forsell tras su desafortunado paso por Bursaspor, ha sido una bendición, ya que el menudo mediapunta es el jefe de operaciones del equipo desde la banda izquierda. Con un buen golpeo con ambas piernas es un jugador con el punto de gravedad tan bajo y con un tren inferior tan potente que es verdaderamente complicado quitarle la pelota. Junto a él destaca el argentino Solignac, un punta peleón, que esta temporada tiene que arrancar, pero que consiguió seis goles en los diez partidos que jugó la temporada anterior.

Aunque si algo se le puede achacar a este equipo es su falta de fútbol en la zona de creación. Allí, todas sus piezas estan destinadas a interferir en el rival, más que a crear y por eso le cuesta llevar el peso de los partidos. Porque tanto Hradecky (un mediocentro que difícilmente pierde la posición) y Ramadingaye (destructor puro de piernas interminables) no saben mover al equipo. Solo cuando Ribeiro retrasa su posición para asociarse o el balón le llega a Forsell, los grönvitt son verdaderamente temibles. Y eso que todavía falta que vuelva el jamaicano Orgill y Diego Assis.

Estan semifinales de Suomen Cup sin pasar muchos apuros, aunque es en Veikkausliiga donde todavía no han demostrado el potencial que poseen. Algo que además se ha visto mermado por la sanción impuesta por no registrar a sus jugadores en el partido frente al VPS de la 1ª jornada, lo que le privo de colocarse líder. Pero pese a todo son candidatos como mínimo a dar guerra, siempre y cuando las lesiones respeten a sus pilares, precisamente lo que el año pasado les privó de dar una sorpresa que puede llegar en 2014.