Un día en la cabeza de Gulbrandsen

domingo, 23 de noviembre de 2014

Se llegaba a la final de Cupen con los que seguramente han sido – aunque la clasificación de Tippeligaen no opine igual- los dos mejores equipos del año en Noruega. El mejor partido de la actualidad noruega, en el mejor estadio del país. Molde buscaba el primer doblete de su historia, mientras que Odd (rey de copas) su decimotercer entorchado. Y a diferencia del choque de la última jornada liguera que terminaría 2-0 en el Aker Stadion, el partido comenzó mucho más igualado. Odd buscaba a Martin Linnes, mucho más débil en defensa que Flo, incorporando a Grøgaard y Nordkvelle junto a Shala para crear superioridad por ese costado. La clásica jugada oddrane cambiaba de perfil y de protagonistas en busca de mayor productividad, aunque no encontraría nada. En cambio, Skullerud pretendía tener la posesión de la pelota con Singh-Hussain en mediocampo y con el pasó de los minutos fue empotrando al rival que iba dando pasos atrás poco a poco, casi sin darse cuenta, aunque parecía que sus delanteros no tenían el día.


A la desaparición en combate de Chukwu le acompañaba Fredrik Gulbransen. Delantero peculiar, con carácter y menos cerebro que un niño de 15 años, uno como Martin Ødegaard, por ejemplo. En la cabeza de Gulbrandsen esta asumido que el fútbol es pelea y desde el primer minuto comenzó su particular guerra con los centrales rivales, aunque rara vez conseguía producir algo para su equipo, lo que le desquiciaba terminando en patadas al césped y aspavientos varios.

Fallar la ocasión más clara de su equipo tras un cabezazo con todo a su favor, no ayudó. Y entonces decidió incrementar la presión sobre los rivales y metidos en faena, ni el árbitro se libró del combativo hijo del ex-internacional noruego, Tom Gulbrandsen. Su ímpetu le costaría una amarilla pero fue la clave que terminó por decidir el partido. En una mala salida de balón por parte del Odd, el balón le cayó al pequeño delantero de Lillestrøm que a pesar de estar rodeado de defensores rivales buscó un tiro que finalmente se le presentó tras varios rebotes. Gulbrandsen había encontrado su momento de gloria y aunque todavía quedaban 15 minutos de partido, el rival había claudicado. Su entrenador le quitó para que no le expulsasen y pudo celebrar el 2-0 desde el banquillo. Al final, su pelea con ese punto de locura encontraron su recompensa y es que un día dentro de la cabeza de Gulbrandsen debe ser divertidísimo.

La displicencia cuesta dos puntos

miércoles, 19 de noviembre de 2014

El retorno competitivo de Ibrahimovic era la principal novedad que presentaban los suecos para intentar vencer en Montenegro y asentarse en uno de los dos puestos que dan acceso directo a la Euro 2016. Aunque lo más interesante era el aterrizaje en la absoluta, con vistas al amistoso en Francia, de Isaac Kiese Thelin (1992), que no ha parado de crecer desde que fichó por el Malmö este verano.

Montenegro 1-1 Suecia 

La recuperación de jugadores como Zlatan o Lustig hizo que Hamrén pudiese sacar en Podgorica un once más reconocible -bajo el 1-4-3-3 que acostumbra- que en anteriores partidos. Devolviendo a Bengtsson al lateral zurdo, de donde no tardaría en salir, por desgracia, por la lesión del lateral del Celtic. Controló Suecia el partido en todo momento ante una Montenegro que no daba sensación de poder dañar una estructura sueca que funcionaba a medio gas con rápidos contragolpes conducidos hacia dentro por Zengin. En uno de ellos, un despeje defectuoso de Tomasevic cayó en las botas de Ibrahimovic para anotar el 0-1 a los 10'. 

Desde ese momento, Suecia quiso dormir el partido sintiéndose demasiado superior a una Montenegro que no llegaba a la portería de Isaksson. Pero poco a poco la dinámica del partido comenzó a cambiar y la presión sobre la portería sueca fue creciendo. La comentada lesión de Lustig, hizo entrar al campo a Wendt que casi sin querer cometió un discutible penalti que Jovetic se encargó de anotar a diez minutos del final. Con el gol del empate, sonó el despertador sueco y conjuntamente a la entrada de Thelin - cambiando a 1-4-4-2 - Suecia se fue a por el gol de la victoria que llegó a conseguir Ekdal, pero fue anulado por una inexistente falta previa del delantero del Malmö que en escasos cinco minutos se comió a la defensa balcánica. No fue suficiente, la apatía sueca le costó dos puntos en un partido que pudo ganar cuando quiso y no lo hizo. 


El partido en el Vélodrome fue una la oportunidad para los menos habituales de demostrar que tienen sitio y el dominio francés, plasmado en el sufrimiento de Krafth con Valbuena, apenas dejó demostrarlo a nadie. Aunque Thelin, una vez más, consiguió crear problemas a una defensa gala comandada por un imperial Varane que terminó por darle la victoria a su equipo en los últimos minutos. Wendt cometería su segundo penalti de la semana, pero Benzema lo tiraría por encima del larguero. 

Asi, Suecia despide 2014 con la preocupación de ver como Austria se ha escapado en el grupo y que tanto rusos como montenegrinos acechan a la espera de un tropiezo.


Lo que pudo ser y no fue

Los hombres de Mixu Paatelainen tenían uno de los partidos claves para saber si optaban a la repesca. Hungría les recibía tras haber conseguido empatar en la vecina Bucarest, además de jugar un amistoso contra una de las sensaciones del fútbol europeo, Eslovaquia. Para ello, no cambió mucho una convocatoria donde faltaba Alexander Ring por sanción y entraba por primera vez el hermano gemelo de Niklas Moisander, Henrik (portero del Lahti).

Hungría 1-0 Finlandia

Se juntaban los tres jugadores con mayor talento ofensivo - Pukki, Eremenko y Hämäläinen - en el ataque finlandés con el 1-4-3-3 que inició Finlandia el partido en Budapest. Halsti era el encargado de sustituir a Ring, es decir, ocupando una posición con más libertad para soltarse de lo que acostumbra a hacer en el Malmö. Esto sirvió para controlar el partido en los primeros minutos con Eremenko yéndose al medio a la par que dejaba espacio a las incorporaciones de Uronen, aunque desgraciadamente rara vez le llegaba el balón a un Pukki desaparecido en combate. 

En la segunda parte, el partido no cambió en exceso pero la candidez finlandesa en la definición dio paso a que Hungría consiguiese que el decorado cambiase cuando Hurme vio tarjeta amarilla. El cansancio y la limitación de la tarjeta empezó a pasar factura al lateral y Dzsudzsak encontró vía libre por ese carril, aunque Halsti intentaba apagar un fuego que el lateral del Odd parecía imposible de conseguir sofocar. Llegaba la recta final con el partido sin decidir y el gol llegó de la manera más insospechada. Un centro desde la banda que Uronen había dominado hasta ese momento fue rematado por Gera entre los dos centrales que vieron como se les escapaba un partido que deberían haber ganado, o como mínimo no haber perdido.

Y tras la dolorosa derrota, la visita a Zilina se afrontó con varios cambios. Halsti comenzaba como pareja de Moisander en el centro de la zaga y esta vez Kauko ocupaba uno de los flancos de Sparv. Una Eslovaquía en estado de gracia consiguió ponerse 2-0 en apenas 8 minutos lo que dejó a los finlandeses aturdidos, pero poco a poco consiguieron rehacerse y obtener el dominio del balón. No era un dominio peligroso, ya que Sparv iniciaba demasiado cerca de los centrales, tirando de su equipo hacia detrás. Consiguieron reducir antes del descanso y en la segunda parte, con Pukki dejándose caer a los costados estuvieron a punto de empatar pero una vez más Finlandia se tuvo que conformar con unas sensaciones que apuntan más que el premio que se recibió.

En la clasificación, la repesca parece escaparse y aunque los húngaros tienen que visitar Helsinki, todo el mundo espera que Grecia resucite para complicar todavía más un objetivo ya por si difícil.


El retorno de Eriksen

martes, 18 de noviembre de 2014

Con una convocatoria inicial donde sorprendió la ausencia de Bendtner, que terminaría entrando junto otros tantos, debido a las lesiones de Agger, Okore y Schøne, la Dinamarca de Olsen se jugaba una parte importante de sus aspiraciones para estar en la Euro 2016 en su visita a Belgrado. Después viajaría a Bucarest con varios integrantes de la sub´21 que prepara el europeo del próximo verano.

Serbia 1-3 Dinamarca 

El habitual 1-4-3-3, proporcionándole más poso en mediocampo con Kahlenberg en lugar de Højbjerg, que no termina de tener continuidad en el Bayern, fue lo elegido por Dinamarca para jugar en un Partizan Stadion ausente de público debido a la sanción de la UEFA. No fue algo que pareció afectarles a los serbios que salieron decididos a comerse a un rival que en un mal balance defensivo dejó que Tosic se plantase delante de Schmeichel a los pocos minutos y adelantase a su equipo.

Pero no fue algo que acogotase a unos daneses que sabían que la derrota les complicaba demasiado. Fue el momento para que Eriksen - en un alarmante bajo estado de forma en los Spurs - cogiese la manija del equipo tirándose hacia dentro para lanzar los ataques daneses que acostumbraban a terminar con Vibe aterrizando por la espalda de Mitrovic. Pero no seria hasta la segunda parte cuando el dominio visitante se tradujese en goles cuando un rechace de Stojkovic fue aprovechado por Bendtner para empatar y escasos segundos después, una falta al segundo palo, la remató en total soledad Kjaer, confirmando que los serbios habían desaparecido.

Sin público para empujarles a remontar, los serbios apenas tuvieron media ocasión que Lazovic mandó al larguero y desde que a 20' para el final, el "alegre" Ankersen fuese sustituido por el veterano Jacobsen, las puertas de entrada a la meta danesa fueron completamente selladas hasta que Bendtner completó su doblete a escasos minutos del final.


Frente a Rumanía, Olsen decidió mantener la estructura defensiva, dándole la oportunidad a los jóvenes de la sub´21 en ataque junto a Vibe y Bendtner. No resultó, la temprana lesión de Lucas Andersen, unida a las ausencias de Krohn-Dehli y Eriksen, dejó a Dinamarca sin la chispa necesaria para crear jugadas de peligro, algo que dejó sin consecuencias un dominio que Rumanía contrarrestó con dos golazos a la contra de Keseru.

Al final, a pesar del experimento fallido en el Arena Nationala, la semana ha sido buena para una selección danesa que comanda el grupo de las sanciones al no haber tenido jornada de descanso.


La jornada perfecta


Fecha complicada para las aspiraciones nórdicas de estar en la Euro 2016, la visita a Bakú calibraría las solidez de una selección predestinada a pelear el tercer puesto a Bulgaria, a quién se había conseguido aventajar tras ganarles en Oslo. En la convocatoria entró como principal novedad Pål André Helland, protagonista junto a Ørjan Nyland de ese Hødd que ganó la Cupen en 2012, para paliar la baja de Joshua King.

Pero antes, estaría un partido amistoso frente a Estonia que serviría para calibrar el nivel noruego en partidos donde debe llevar la batuta del partido. Y la prueba no pudo salir peor. Con el equipo titular, añadiéndole la creatividad de Konradsen en lugar de la rocosidad de Tettey, Noruega tuvo una circulación demasiado lenta para hacer daño a una defensa estonia acostumbrada a encerrarse, que además aprovechó una de sus pocas oportunidades para adelantarse en el marcador a los pocos minutos. Ni el joven Ødegaard pudo darle la frescura necesaria para viajar a Azerbaiyán sin preocupaciones.

Azerbaiyán 0-1 Noruega

Mantuvo Høgmo el 1-4-4-2, con Håvard Nielsen en el papel de delantero asociativo que se deja caer a banda. No sufrió en exceso la selección noruega, que con la lección de la última derrota aprendida, intentaba no perder el balón en posiciones comprometidas. No tardaron mucho en adelantarse al aprovechar uno de sus puntos fuertes, el balón parado, con un remate de Nordtveit en un córner al palo corto.

Este colchón le permitió controlar el partido con Tettey sobreponiéndose en mediocampo y mediante las internadas de Daehli, por la zurda, acercarse al segundo mucho más que los locales a un Nyland que acabó casi inédito. Pero, sorprendentemente, a los pocos minutos del segundo tiempo, el extremo del Cardiff fue sustituido por Samuelsen para ganar posesión y controlar mejor el partido. Apenas tuvo consecuencias en la parte final, los locales lo intentaron por la banda de Hogli, que en la banda contraria a lo habitual, consiguió cerrar – más o menos- la única vía que Azerbaiyán encontró. Y al final, Noruega terminó venciendo en un partido demasiado cómodo para las expectativas que se tenían.


Así, se completo una maravillosa jornada para Noruega, ya que fueron los únicos en conseguir los tres puntos, acercándose a Italia y Croacia además de poner tierra de por medio con Bulgaria, que se dejó dos puntos frente a Malta.


Primera piedra en el sueño islandés

lunes, 17 de noviembre de 2014

Llegaba una fecha clave para las aspiraciones islandesas de estar en la Eurocopa, la visita a la República Checa - la otra selección con el expediente impoluto del grupo - aunque antes tuviese una complicada pero amistosa prueba en el antiguo estadio de Heysel. Lagerbäck optó por no cambiar casi nada en una convocatoria que tan bien había funcionado hasta la fecha, aunque incluyó a dos caras nuevas, el portero del Stjarnan y mejor jugador de la Úrvladeild 2014, Ingvar Jónsson, además del prometedor lateral diestro de la Juventus, Hörður Magnússon (1993).

Frente a los belgas, optaron por reservar a la plana principal de la convocatoria, dejando solo a Ragnar Sigurdsson y Aaron Gunnarsson en el once titular. Y en un partido, ante una Bélgica con todo su arsenal en el campo, la estrategia fue echarse atrás para en busca de unos contragolpes que nunca llegaron con una pareja de ataque (Finnbogason-Kjartansson) demasiado lenta y con demasiadas responsabilidades defensivas. Debutaron los nuevos, que sufrieron el empuje de Origi pero aún así se logró que Courtois trabajase pese al 3-1 final.

Rep.Checa 2-1 Islandia

La historia en Plzen fue distinta. Como ante los Paises Bajos, se mantuvo el clásico 1-4-4-2 con el único cambio de que Hallfredsson partía desde la derecha para dejar a Birkir Bjarnason en la izquierda, para intentar controlar a Dockal. Algo que nunca se consiguió pese a adelantarse con un gol de Ragnar Sigurdsson "a lo Stoke", previa cantada de Cech. Los checos, superaron en todo momento a Gylfi-Gunnarsson y con los centros del ex-RBK, solo la mala puntería de Lafata impedía un empate que terminaría llegando en el último suspiro, con una jugada ensayada que termino con Kaderabek igualando el partido al aprovechar que Theodor Bjarnason no cerró correctamente un centro al segundo palo.

Los checos se dieron cuenta de la debilidad islandesa por ese costado, con Theodor Bjarnason jugando en fuera de posición y sin recibir apenas ayudas de Hallfredsson volcaron su juego por allí hasta que la suerte que les había esquivado, se alió con ellos para que en una desafortunada jugada entre Bödvarsson y Halldorsson completasen la remontada. Tuvo Islandia unos minutos para irse arriba a por el empate y con el argumento de los saques de banda largos de Gunnarsson estuvieron a punto de empatar con un chut de Gylfi Sigurdsson que se estrelló en el poste. Pero al final, el fútbol fue justo y castigo a Islandia sin unos tres puntos que no fue a buscar en ningún momento.

Este tropiezo acerca a neerlandeses y turcos en la clasificación, aunque tacha del calendario una de las salidas más complicadas a la par que señala un problema que Lagerbäck deberá corregir. Y es que en el lateral derecho sigue sin encontrar la pieza adecuada para que su Islandia sea un equipo tan complicado de abordar como pretende.