Kristoffer Ajer: Capitán general juvenil

martes, 12 de mayo de 2015

La aparición de Martin Ødegaard parece haber abierto una fiebre por los chicos jóvenes en los países nórdicos. Todos quieren tener su "golden boy" que arregle la maltrecha economía del club. Así, la temporada ha comenzado con debuts tan prematuros como los de Haksabanovic (1999) en Halmstads (Suecia) o Atakayi (1999) en Jakobstad (Finlandia). Pero muchas veces, una exposición tan temprana no es beneficiosa para chavales que todavía están sin formar. Aunque este argumento parece no sostenerse con Kristoffer Ajer, el joven mediocentro del IK Start que ha llamado la atención de manera brutal en este inicio de temporada.

Criado en Rælingen, al sur de Lillestrøm, los canarios no tardaron en firmarle cuando solo tenía 10 años. Toda su adolescencia en el club de Åråsen hizo que creciese con el sueño de convertirse en jugador del primer equipo del Lillestrøm, un sueño que se esfumó a comienzos de la temporada pasada, cuando sus padres tuvieron que trasladarse a Kristiansand.

Rápidamente se enroló en el club de la ciudad, el IK Start donde vieron su potencial haciéndole debutar en julio frente al Bodø/Glimt. Durante la temporada siguió alternando el primer y segundo equipo, e incluso tuvo tiempo para anotarle al Sarpsborg 08 y comenzar a llamar la atención de los grandes clubs que como la Roma, le invitaron a entrenar con ellos durante el periodo invernal. Ese salto de calidad fue correspondido por su club a comienzos de este año, dónde los problemas económicos hicieron que muchos de los veteranos se fuesen, siendo nombrado capitán en varios partidos de pretemporada y en la primera jornada, justamente en la visita a su antigua casa para convertirse en el capitán más joven de un equipo de Tippeligaen.

Ajer es un mediocentro de gran envergadura al que es complicado sobrepasar, no duda en ir al suelo y maneja bien la pelota, distribuyendo tanto en largo como en corto, aunque es evidente que todavía le quedan muchos puntos que definir y mejorar en su juego. Ocasionalmente ha jugado más adelantado, imponiendo sus centímetros para darle más presencia a su equipo en ataque (en Copa anotó cuatro goles), aunque no será extraño si con los años se retrasa al centro de la defensa. Algo que parece más acorde a sus características.

Con otros dos años más de contrato, parece destinado a comandar un equipo repleto de jóvenes promesas antes de saltar a una liga mayor, dejando su sueño de jugar en el Åråsen para otro momento. Por ahora, parece estar preparado para algo más. 

0 comentarios :

Publicar un comentario