Un campeón especial

jueves, 21 de mayo de 2015

Hace justamente un año, en Herning lloraban desconsolados al ver cómo su equipo -Midtjylland- había perdido en los últimos meses 12 puntos con el AaB, campeón final, e incluso se les había escapado la otra plaza que daba acceso a la previa de Champions League, en la última jornada en favor del København.

Si no hubiese sido por esa pájara, hubiesen celebrado su primera liga un año antes con base en un modelo de cantera que domina las categorías inferiores del fútbol danés, junto a Esbjerg y Nordsjaelland. Allí, en medio de la península de Jutlandia se encuentra la Klubsamarbejdet, una red de clubes que aúna a más de 156 equipos de la región que trabajan entre si para captar y formar jugadores. Desde chicos de 8 o 9 años, van uniéndose a esta especie de academia que tiene como destino final el equipo sub'17 del Midtjylland. De allí han salido jugadores como Viktor Fischer, Simon Kjaer o Winston Reid para darle la razón a un proyecto iniciado con el nacimiento del club en 1999.

Las peculiaridades de este club para tratar de luchar contra otros más poderosos económicamente no terminan en su gran trabajo de cantera. Fruto de un acuerdo de colaboración con el FC Ebedei, club nigeriano de tercera división que se trasladó a comienzos de siglo desde Lagos a Ijebu-Ode, tiene desde 2004 un importante número de jugadores nigerianos que año tras año han estado probando en sus filas. Dando su primera oportunidad europea a jugadores como Sekou Oliseh (CSKA), Akeem Agbetu (Le Havre) y otros que aún están en el equipo como Sylvester Igboun o Izounna Uzochukwu.

Pero todas estas buenas ideas que se quedaron a las puertas del título, tampoco consiguieron salvar al club de los apuros económicos. Por lo que el verano pasado tuvo que entrar en el club Matthew Benham, un millonario que hizo su fortuna mediante apuestas deportivas y que era dueño del Brentford, donde había adaptado el método que le había permitido hacerse rico en el club de sus amores.

Su llegada a Herning fue de la mano de Rasmus Ankersen, ex-jugador y ex-entrenador del club, al que situó al mando de las operaciones (como escudo) antes de instaurar un modelo basado en el análisis estadístico de los partidos, algo similar al de la película Moneyball. Con este método, empezaron firmando a jugadores que sus algoritmos habían localizado con números por encima de su coste, como Tim Sparv, mediocentro defensivo que estaba en uno de los equipos que mejores estadísticas tenía de Europa a pesar de estar en Bundesliga 2, el Greuther Fürth. Un espigado internacional finlandés que ha terminado por desplazar a la posición de interiores a jugadores tan importantes como Jakob Poulsen o Izunna para llevar la manija del equipo.

Así, la temporada del Midtjylland ha sufrido una importante mejora, reforzada por la tremenda efectividad a balón parado, ya que de los 60 goles que han anotado, 26 han llegado mediante jugadas de estrategia. Algo de lo que la adopción del modelo Benham tiene mucha culpa, al darle una importancia primordial a uno de los aspectos del fútbol en dónde más se puede relativizar el azar.

Toda esta mezcla de singularidades le han servido al Midtjylland para levantar su primera Superliga, una recompensa más que merecida para uno de los equipos más interesantes del panorama europeo que ha juntado varias estrategias para competir y terminar venciendo a los grandes del país contando con muchos menos recursos.

0 comentarios :

Publicar un comentario