Moshtagh Yaghoubi: Tanto carácter como calidad.

El FC Honka vuelve a sonreír dentro de la gravedad. Este invierno sufrieron un duro golpe cuando se les negó la licencia para competir en Veikkausliiga, tras una salvación tremendamente sufrida. Pero los problemas económicos eran demasiado graves y en 2015 les ha tocado volver a empezar en Kakkonen, la tercera categoría del fútbol finlandés, en el puesto que ocupaba su filial. Por suerte, han conseguido que algunos de los jugadores se quedasen y así acumulan 13 victorias en 13 partidos, con un balance de 32 goles a favor y 4 en contra.

Queda lejos el año 2013, cuando fueron los encargados de pelearle el título al todopoderoso HJK con un grupo que juntó a varias promesas del fútbol finlandés. Allí brillaron jóvenes como Tim Väyrynen, Kastriot Kastrati o Moshtagh Yaghoubi. Pero esos chicos se fueron y el Honka tuvo enormes problemas de co-propiedad de varios jugadores que le terminaron condenando.

La historia más rara fue la de Yaghoubi, un chico nacido en Kabul – Afghanistán- que la delicada situación de su país le hizo aterrizar en Finlandia como refugiado en 2006. Mosa, que había ido creciendo por distintos equipos de la capital finlandesa – incluido el propio HJK- decidió probar ese invierno con el Dynamo de Moscú, los que en una operación de lo más estrambótica decidieron adquirirle como cedido del Spartaks Jürmala, quién pagó se había adelantado previamente en su fichaje.

Su aventura duró poco, en Moscú nunca le dieron la alternativa lo que le hizo terminar el año en Letonia para rescindir su contrato este último invierno y regresar al país donde se había hecho futbolista. Su retorno, esta vez en Rovaniemi, ha sido como un regalo de su habitante más famoso para el RoPS, allí ha vuelto a ser el mediocentro de largo recorrido que se fue de la Veikkausliiga hace un año. Duro, bregador, muy técnico y con un fuerte y colocado golpeo – la mayoría de sus goles vienen a balón parado- es el corazón del co-líder y aunque todavía tiene que corregir el serio problema que representa su fuerte personalidad, es probable que no tarde en volver a abandonar Finlandia. Aunque antes parece que deberá decidirse por qué país representar internacionalmente, ya que a pesar de haber jugado en las inferiores finlandesas, tiene la cabeza puesta en su país de origen.

0 comentarios:

Publicar un comentario