La dominancia de los leones

Ha sido un año de cambio en la Superliga. El nuevo formato que pretende alargar la competición y darle un salto de vistosidad a la recta final está viendo como København se dirige imparable hacía su duodécimo titulo liguero mostrando un nivel tan superior que un magnífico Brøndby se encuentra a casi cuatro partidos de distancia. Los leones apenas encajan poco más de un gol cada tres partidos, lo que sumado a sus más de dos goles por partido comienza una explicación de por qué tanta dominación.


Y es que los propios defensores, en este caso los laterales, son pieza clave de un equipo que ha competido de tú a tú contra sus rivales en Champions League. Tanto Augustinsson como Ankersen son dos de los principales estiletes ofensivos del FCK con dos estilos distintos. Mientras en el gemelo predomina la potencia, el toque del sueco le ha convertido en el objetivo de media Europa. Algo que ha dejado de ser el mediocentro Delaney que con el parón invernal ha hecho sus maletas con destino Bremen.

Su principal rival Brøndby -el único que no ha perdido con el líder- ha sufrido un profundo cambio de la mano del alemán Zorniger y su mentalidad ofensiva. El “Zeman” de Baden-Württemberg (cuna de buenos entrenadores) ha reforzado al equipo con piezas que conocía como el central Röcker o Mukhtar, el acelerador del equipo que lanza a una pareja que se entiende a la perfección en ataque, un Wilczek-Pukki que suma 24 goles y 11 asistencias en veintiún partidos.

La revelación ha sido el recién ascendido Lyngby, abanderado del one-nil, donde ambos extremos del campo han sido los pilares que marcaban las diferencias. Y mientras en portería un sobrio Jesper Hansen recibía su primera convocatoria internacional, el “Shaqiri” danés -Jeppe Kjaer- ejecutaba rivales en velocidad.

Por la zona baja, el equipo más vistoso ha sido un Nordsjælland plagado de jóvenes ha visto como pagaba la irregularidad con grandes goleadas que no empeñan el papel del 9 de la sub'21 danesa, Marcus Ingvartsen bien proveído por el toque de Lobotka y la velocidad de Asante. Aunque no sufrirán tanto como clásicos como Esbjerg o OB, pésimamente gestionados y sumidos en un caos que se está comiendo algunos de los mejores nombres de la liga.

Once 1ª mitad:



0 comentarios:

Publicar un comentario