El equipo más jóven de Europa

martes, 22 de noviembre de 2016

Como es habitual en el fútbol danés, Nordsjælland nació a comienzos de los años 90 de la unión de dos clubs del norte de la capital, con el nombre de la ciudad que lo recepcionaría, Farum. Aunque no sería hasta 2003 donde una compañía del controvertido alcalde –AKP Holding- renombró al club en honor a la zona que se ubicaba el club, al norte de la isla de Zealand.

Ya con su nomenclatura actual, el club iría ganando peso en la liga danesa hasta proclamarse doble campeón copero y levantar la primera Superligaen de su historia en 2012. El club no encajó demasiado bien el éxito y los problemas económicos comenzaron a aparecer hasta el punto de que las estrellas que le habían hecho tocar el cielo no pudieron ser reemplazadas para seguir peleando por los títulos.


En diciembre del año pasado se hizo oficial el último paso que ha terminado de convertir a Nordsjælland en un club totalmente distinto. El grupo empresarial “The Pathways Group”, fundador de la academia de fútbol africano Right to Dream, anunciaba que entraba a formar parte de la dirección del club danés, transformándolo en una academia que competía con los mejores equipos de Dinamarca, además de recuperar al entrenador que les hizo campeones, Kasper Hjulmand. Esta política ha permitido a la joya de la corona -Emre Mor- dar el salto a la Bundesliga con solo 13 partidos disputados y esta temporada, ser el equipo más joven de Europa con una media de 22,14 años en lo que llevamos de temporada.

La plantilla de los tigres salvajes está repleta de juventud, contando con 18 jugadores internacionales en las inferiores de diferentes países, que se complementa con unos pocos jugadores más experimentados que un comienzo de temporada complicado les otorgó la etiqueta de necesarios.

El mediocentro eslovaco Stanislav Lobotka (94), el úico internacional absoluto, es su proyecto más consistente. Proveniente de la cantera del Ajax, no posee un gran físico pero resulta complicado quitarle el balón y sobre todo tiene una gran facilidad para encontrar líneas de pase que alivien la presión rival. Lleva la responsabilidad creativa del equipo y desde el primer momento se ha desmarcado como una pieza a seguir. Al igual que Marcus Ingvartsen (96), delantero de la sub'21 danesa que ha terminado explotando está temporada beneficiado por la llegada de Ernest Asante (88), lo que le ha acercado al área y le ha permitido mostrar todo un repertorio de remates que van desde una habilidosa zurda a un juego aéreo cimentado en su casi 1,90 de altura. 

Junto a ellos, el futuro de la portería islandesa, Runar Runarsson (95), ha desempeñado un buen papel, pero sus inseguridades en el juego aéreo unido a la llegada del interacional U20 neerlandés, Indy Groothuizen (96), le tienen en un periodo donde deberá volver a demostrar ser el portero titular. Y, por último, otro danés como Emiliano Marcondes (95) que no responde al prototipo de jugador nórdico. Su sangre brasileña tiene más influencia en su papel como mediapunta o interior con constante presencia al borde del área dónde echar a volar la imaginación.

Así pues, en Farum tienen materia prima para llevar a cabo un proyecto interesante y que, junto a Midtjylland, está poniendo en el mapa las academias danesas como unas de las más competitivas de Europa al complementarse con la potencia africana mediante colaboraciones con el continente negro que benefician a ambas partes por igual.